Cerca de las cumbres de las Akaishi habitan las orugas imomushi. Estas solo pueden sobrevivir en ese entorno tan especial y la seda que producen, para proteger a sus huevos del frió, es de la mejor calidad.

Conviertete en un pastor de orugas y, con la ayuda de tu fiel mastín, dedícate a recoger la mejor seda del mundo. Asegúrate de que los otros pastores no te quiten los mejores pastos y mantén al fiero ookami lejos de tus tierras.