En Haru Ichiban, un curioso juego abstracto, dos aprendices de jardinero compiten por el codiciado trabajo de jardinero imperial. Tendrán que mostrar su habilidad y tratar de aprovechar el primer viento de primavera para hacer florecer los nenúfares de su color y usarlos para crear las combinaciones más harmoniosas.